INDUSTRIAS

Industria de Petróleo y Gas

PROTEGERSE Y RENOVARSE:
LA INDUSTRIA DE HIDROCARBUROS Y EL RETO DE LAS OPERACIONES REMOTAS

Empleando sistemas de control de procesos, controles inteligentes, análisis y monitoreo, los operadores están constantemente informados en tiempo real

La capacidad de operar un yacimiento petrolero a distancia, cruzando montañas, océanos y ciudades, no debe ser visto como un tema de marketing. Todo lo contrario, se trata del extenso brazo digital que, al ser implementado, incluso de forma gradual, protege la capacidad de producción ante situaciones adversas como la actual pandemia.

Así lo explica Andrés Sammartino, Gerente de Industria de Gas, Petróleo y Química de Rockwell Automation para Latinoamérica, luego de explorar las actuales tendencias que beneficiarán al sector de hidrocarburos. Estas son: las operaciones remotas y centralización de la información.

El experto señala que una sala de manejo remoto para varios yacimientos, es decir, pasar de operar varios centros de control distribuidos a manejar un centro de control, ayuda a anticipar alguna situación anómala que pueda ocurrir en un pozo o equipo. “Al prevenir estas situaciones, se puede enviar con tiempo al personal para solucionar el problema. Se ahorra tiempo, se optimizan los recursos y se evita alguna paralización en la producción”, sostiene el experto.

“Si tomamos como ejemplo la actual crisis sanitaria por la COVID-19, que ha paralizado industrias y otros sectores productivos, obligando a los trabajadores a quedarse en casa, la operación virtual hace más práctico y menos riesgoso el trabajo”, destaca.

“Un yacimiento petrolero tiene dimensiones muy grandes. Tener las variables de uno o de todos los pozos, desde un solo lugar, lo vuelve muy práctico cuando existen condiciones adversas como la pandemia, en las cuales es muy difícil movilizarse a las distintas partes de la operación para hacer una intervención o para tener información. Estamos ante la facilidad de no tener que enviar gente al campo y resolver el problema sin estar ahí”, señala el experto.

 Sobre la centralización de información, el beneficio de contar con una sala de control para varios yacimientos mejora el análisis de datos, al empezar a comparar eficiencias para tomar decisiones, ver cuáles son las mejores prácticas y replicarlas en otros sectores de la empresa. Visto de otra forma, las decisiones se toman de forma inteligente y no de forma aislada. 

Además, ya sea con sistemas de control de procesos, controles inteligentes, análisis y monitoreo, los operadores están constantemente informados en tiempo real sobre las operaciones de los pozos u otros procesos.

“Si había alguna duda de que la automatización iba a traer algún beneficio a las industrias en general, después de la pandemia, eso se acabó. Para los que estaban dudando de si la digitalización es un tema solamente comercial, quedó demostrado que no es así. Es una necesidad y el que no se embarque va a tener una desventaja competitiva muy grande… la digitalización y la operación remota no se discuten más, vinieron para quedarse”.

Rockwell Automation tiene varios años implementando la digitalización y ‘remotización’. Cuando empezó la pandemia, los clientes se dieron cuenta de que la digitalización les resolvería varios problemas y estarían operando mejor. “Definitivamente la pandemia aceleró todos estos procesos de automatización y el que no tenga implementado todas estas estrategias va a estar en desventaja aún fuera de una pandemia”, reflexionó Sammartino.

Conozca las soluciones de Rockwell Automation para la Industria de Petróleo y Gas.​

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp